aplicamos la medicina del cuento de Barba Azul

cuando nos sentimos acorraladas, cuando nuestras heridas no dejan de sangrar y nos atrevemos a hacer preguntas y a mirar con valentía…